Hatha Yoga y los sutras de Patanjali

Cuando nos acercamos por primera vez a una escuela de Yoga, es muy posible que nos quedemos sorprendidos y confundidos con la gran cantidad de estilos que podemos encontrar, sin saber cuál elegir o por dónde empezar. En un mismo día veremos que se enseña Ashtanga, Hatha, Yin, Vinyasa, Vinyasa Flow, Iyengar, Dinamic, Yoga Restaurativo, Power Yoga, Kundalini, Yoga Prenatal, etc. Todos estos estilos se han ido diseñando para entregar a los sadhakas (practicantes) modernos algo que se adapte a nuestras necesidades  e intereses personales. Ahora bien, sin importar el estilo que escojamos, lo mas probable es que la mayoría de los sadhakas practiquemos lo que se conoce como Hatha Yoga, o al menos algo que se relacione de alguna manera con Hatha Yoga.

Hatha Yoga y los sutras de Patanjali

Hatha Yoga es una rama del Yoga que encuentra sus origenes formales, como cuerpo codificado, en el siglo XV CE, cuando Swatmarama compiló el Hatha Yoga Pradipika, que puede ser traducido como “Iluminando sobre Hatha Yoga”. El objetivo de este texto es proponer un modo de practicar Yoga que se avenga con la vida cotidiana, y que de forma progresiva invite o lleve al practicante, si éste lo desea, a incursionar en los aspectos más internos y espirituales de esta ciencia. En este sentido, este texto nace como una respuesta a las dificultades físicas, psicológicas y emocionales que se presentaban en los practicantes que trataban de forzar la introducción de normas éticas, morales y de austeridad, sin realmente quererlo o estar listos para ello. En otras palabras, Swatmarama le facilitó la vida a quienes querian practicar cualquier disciplina espiritual, ya fuese Yoga, Buddhismo, Jainismo, Hinduismo, etc., mostrándoles que existía una manera de hacerlo que permitía alcanzar grandes progresos sin tener que abandonar de forma radical la vida en sociedad y sus placeres.

 

La forma de practicar que se propone en Hatha Yoga Pradipika, está orientada a la purificación del cuerpo y de la mente, a través de prácticas físicas, dejando de lado las normas de auto control y disciplina, las cuales, en su criterio, aparecen de forma natural cuando el cuerpo y la mente se encuentran en armonía. En este sentido, el texto enfatiza el uso de shatkarma (prácticas de purificación), en particular, neti, dhauti, basti, kapalbhati, trataka y nauli, asanas (posturas físicas) y pranayama (técnicas de respiración).

Los Yoga sutras de Patanjali, por su parte, proponen lo que se conoce como ashtanga Yoga, es decir, los ocho elementos del Yoga. Estos ocho elementos consisten en Yama (código moral), Niyama (disciplina personal), asana, pranayama, pratyahara (control de los sentidos), dharana (concemtración), dhyana (meditación) y samadhi (absorción meditativa o super conciencia). Como se puede ver, Hatha Yoga es el elemento “exterior” del ashtanga Yoga de Patanjali.

En términos generales, podemos decir que Hatha Yoga es la preparación del cuerpo y la mente para introducir en la práctica personal, el resto de los elementos que constituyen la ciencia del Yoga. Es la forma de comenzar desde el cuerpo aquello que culmina en la mente. Por eso Hatha Yoga es una práctica muy interesante y un recordatorio de que es una fase preparatoria en el camino del Yogui.